Futuro y pasado: 10 cambios que experimentó el trabajo en los últimos tiempos


Por Natalia Di Gifico   |  

September 13, 2021   |  

Trabajo Colaborativo, google Cloud, Espacio de trabajo   |  

Si bien la transformación del espacio laboral lleva décadas, el salto exponencial experimentado en 2020 tiene pocos antecedentes a lo largo de la historia.

¿Cómo podríamos resumir las diez principales modificaciones que experimentó el universo laboral en apenas un año y medio?

1. El tiempo. Adiós a las ocho horas de oficina, a los atascos de hora pico, a la estructura “de 9 a 18”, a la preocupación porque quedó un tema sin resolver y se acabó el tiempo de trabajo. Hoy cada colaborador tiene la posibilidad de elegir el momento que más le conviene para resolver sus tareas.

2. El espacio. ¿Sentado en una oficina de la empresa como única opción? ¡Pero si es posible resolver el mismo trabajo en el living de nuestras casas, en una habitación de hotel (si tiene vista espectacular, cuánto mejor), en un café, en una plaza, en un aeropuerto y hasta en una playa?

3. El instrumento. Atrás quedó la era en la que había que adaptarse a la computadora que nos daban en el trabajo: hoy podemos usar cualquier dispositivo de nuestra preferencia y, para colmo, los avances en interfaz de usuario y experiencia de usuario hacen que cualquier aplicación sea perfectamente intuitiva.

4. El resultado. La idea ya no es quedarse en la oficina el tiempo que haga falta para “cumplir”, sino completar objetivos alineados con un proyecto o con la estrategia de la empresa. Cuanto antes lo resolvemos, más tiempo para ver series tenemos.

5. La voz. A diferencia de lo que ocurría hasta hace no mucho, en que el líder era quien impartía las órdenes y los subordinados se limitaban a hacer caso, hoy el trabajo es más colaborativo y la participación de todos los miembros del equipo es muy bien aceptada.


pexels-tima-miroshnichenko-5702419
6. El voto. En línea con lo anterior, las ideas activas y que pueden ser llevadas a la práctica no están restringidas a los altos directivos. Todos pueden participar. De hecho, esto es uno de los motores de la innovación.

7. La propiedad. ¿Cuántas veces ocurrió que un empleado dejó una empresa y se llevó con él la base de datos de clientes? Hoy, la colaboración y la cultura del trabajo compartido hacen que esto sea prácticamente imposible.

8. Las habilidades. La experiencia y el conocimiento siguen siendo valorados, es cierto, pero emerge como una capacidad fundamental la capacidad de aprender de manera continua y de adaptarse a cualquier entorno.


9. La serialización. Ya no existe un trabajo predefinido que debe hacerse siempre de la misma manera hasta el infinito. Colocar al cliente en el centro implicó también estructurar una dinámica de trabajo que apunte a sorprender, a entregar experiencias únicas y a desarrollar productos y servicios personalizados.

10. El propósito. En un mundo más empático, cada trabajador persigue su propósito personal mientras colabora a conseguir el propósito corporativo.

 

Para mas información 👇

Contactanos

Google Premier badge

 

 

Elige para compartir :-  

¿Que te pareció?