La Nube como la base del procesamiento (Parte 2/2)


Por Martin E. Feldstein   |  

January 23, 2019   |  

Nube, Transformacion Digital   |  

meriti_nube_procesamientoYa nada es como era hasta hace apenas algunos años. El antiguo paradigma de ordenar, archivar y buscar información está roto. Para destacarse en el mercado laboral no alcanza con ser muy bueno en una profesión u oficio: además de contar con las habilidades propias de la tarea, es necesario saber buscar información. Todo está en la punta de los dedos. Lo importante es saber hallarlo.

En este escenario, el individualismo tampoco parece tener un gran futuro: la colaboración juega hoy un rol esencial a la hora de alcanzar objetivos. Se trabaja en equipos distribuidos físicamente de manera local, regional y hasta global, atravesados, incluso, por distintos husos horarios. Las tareas se realizan de forma sincrónica o asincrónica (al mismo tiempo o en distintos momentos) sobre diferentes dispositivos fijos y móviles, como computadoras de escritorio, notebooks, tabletas y teléfonos inteligentes.

meriti_trabajo_colaborativo-1Se requiere una conexión con socios externos y el marco laboral va mucho más allá de las paredes de la compañía.

La “organización ampliada” habla de una red o “redarquía” (más que “jerarquía”), que congrega a empleados, clientes, proveedores y asesores... un conjunto que recibe la acertada denominación de “ecosistema” de trabajo. Nos comunicamos con personas y con cosas: todo se conecta con todo.

De hecho, el trabajo en equipo y cómo llevarlo a cabo cada vez de mejor manera y más fácil es una arista fundamental de este nuevo modelo. Esta aspiración se choca con una realidad: aún estamos limitados por las herramientas que usamos, que fueron pensadas, diseñadas y desarrolladas en un contexto completamente distinto: son, literalmente, del siglo pasado. La mayoría data, desde el punto de vista conceptual, de la década del ochenta. Por aquellos años, el mundo también asistía a una revolución que dejaría huellas indelebles y que al día de hoy genera un impacto inercial sobre estos nuevos tiempos: la informática personal. El trabajo en la PC era mayormente de creación individual.

 

  • La base de la innovación (del procesamiento): la Nube

Toda esta gran cantidad de datos de los que venimos hablando está en la nube: conjuntos de servidores alojados en instalaciones (data centers) que se ubican físicamente en distintos lugares del mundo y que son mantenidos y sincronizados entre sí por empresas especializadas en el tema, como Google o Amazon.

meriti_internet_ofthingsLa computación en la nube es, por lo tanto, la base de estas innovaciones y la plataforma sobre la que se sustenta la transformación digital de nuestra forma de vivir y trabajar. A partir de Internet como tecnología esencial, como autopista para que todo esto fuera posible, cloud computing permite trazar los puentes para conectar no sólo personas, sino también dispositivos y objetos, con lo que se conoce como Internet de las cosas (IoT, Internet of Things) o Internet de todo (IoE, Internet of Everything).

Esto, a su vez, produjo la mencionada proliferación de datos, nunca vista en la historia: por día se generan incontables fotografías, videos, textos, señales, alertas… un volumen de información que sólo puede ser aprovechado mediante estrategias de big data, herramientas que permiten analizar miles de millones de datos en lo que dura un pestañeo y obtener, de esa fuente inacabable, información valiosa para poder seguir innovando y que aparezcan nuevos servicios y aplicaciones sorprendentes ajustadas exactamente a las necesidades de cada consumidor o trabajador.

Como tercer paradigma de la tecnología informática en la historia de la humanidad (luego de los grandes computadoras o mainframes y de la informática personal que inauguró la PC), la computación en la nube nos ofrece la posibilidad casi ilimitada de alojar información (en los mencionados centros de datos) y nos libera de la carga de mantener actualizado el equipamiento físico (hardware), administrar el proceso, las actualizaciones de los programas (software) y el resguardo del contenido (backup), actividad que, salvo que uno se dedique específicamente a eso, quita tiempo y energía que distrae de las tareas que realmente importan.

En el plano de los negocios, para realizar estas tareas había que asignar recursos humanos y dinero para adquirir equipamiento, a costos significativamente mayores por su baja escala, en especial en el universo de las pymes.

meriti_revolucion_digitalRemontándonos en el tiempo, este paradigma vive un proceso similar al ocurrido durante la Revolución Industrial, cuando las compañías generaban su propia energía eléctrica hasta que surgieron organizaciones especializadas en el tema, con la masa crítica de clientes y la capacidad de ofrecer un servicio de alta disponibilidad, de mayor calidad y a menor precio. Foco y economía de escala.

En este caso, desde la aparición de la PC las empresas sumaron a su foco de negocios una tarea paralela: la de administrar su información (y, al mismo tiempo, los equipos que la procesan y almacenan). Así, tanto el comercio minorista (retail) como la proveedora de servicios, tanto la inmobiliaria como la institución de salud, se vieron ante la responsabilidad de actualizar sistemas, mantener hardware y software, realizar copias de seguridad de los datos, mantener una alta disponibilidad de la red… Actividades que no podrían estar más lejos de su objetivo de negocios, de su core business.

 

¿Recibís las novedades de Google semanalmente? Suscribite acá

¿Cuáles son las últimas novedades?

 

¡Es hora de dejar todo esto en manos de especialistas! Ya casi no quedan organizaciones dedicadas a generar su propia energía eléctrica y en un futuro cercano sonará hasta sorprendente que las empresas en una época debieron ocuparse de su infraestructura informática.

La perspectiva de la dialéctica de Hegel parte de la idea de que la evolución se produce a través de un proceso de tesis-antítesis-síntesis, donde un concepto (tesis) se enfrenta a su opuesto (antítesis) y, como resultado del conflicto, se llega a un tercer estadio (síntesis). Según esta mirada, esta última se encuentra más cargada de verdad que las dos opuestas anteriores. Si empleamos esto para analizar la computación en la nube, detectamos que en este entorno se dispone de los mejor de los dos mundos anteriores:

  • La potencia de la era del procesamiento centralizado (mainframes o grandes computadoras).

  • El poder del procesamiento distribuido y la interfase gráfica en el escritorio de trabajo (cliente - servidor, PC).

 


meriti_movilidad

  • El complemento: la movilidad

Como la nube nos permite almacenar información de forma casi ilimitada, representa también el momento de liberarnos de horarios, lugares físicos y herramientas de la era industrial, para que cada uno comience a trabajar desde donde quiere, cuando quiere, en cualquier dispositivo fijo (PC o notebook) o móvil (tableta o teléfono inteligente) y con las soluciones que mejor se adaptan a su tarea.

El complemento de la computación en la nube es la movilidad. Asistimos a una proliferación de smartphones (o teléfonos inteligentes), de tablets y de los equipos más variados. Ya no es necesario que Mahoma vaya a la montaña, ya que ahora puede acceder desde donde esté y en el momento preciso en que sienta la necesidad de escalarla.

  • Equipo: el trabajo colaborativo

La computación en la nube y la movilidad, además, confluyen en la colaboración en línea (online collaboration), que se produce cuando un equipo se desempeña en conjunto, habitualmente en simultáneo (trabajo sincrónico), pero también en momentos distintos (trabajo asincrónico) y sobre los mismos documentos, con total independencia de dónde esté ubicado cada uno de sus miembros y en qué equipo se desempeñe.

meriti_trabajo_individualHoy prácticamente nada puede ser realizado de forma individual. Los equipos son los que llevan adelante las iniciativas o los proyectos. En una dinámica acelerada, este es el entorno ideal para el trabajo en equipo. El trabajo colaborativo en la nube constituye la nueva forma de potenciar los talentos de las personas. Es como el vino, siempre se logra uno mejor si se produce un vino de corte o blend, lo que neutraliza las debilidades y potencia las fortalezas de cada varietal.

 

  • Lo nuevo: la inteligencia artificial (IA)

Pero esto no termina aquí: entramos aceleradamente en el mundo de la inteligencia artificial (IA) o machine learning. Ya no nos sorprende que el celular nos avise que debemos salir para la siguiente reunión porque en el trayecto se produjo un accidente inesperado. Ni que, al recibir un correo electrónico, nos sugiera tres respuestas posibles para ayudar a aumentar la productividad, nos indique el mejor momento para agendar una reunión entre un grupo, analizando la disponibilidad de todos, nos señale los archivos que probablemente queramos utilizar o nos muestre formas de analizar una hoja de cálculo según su contenido.

meriti_inteligencia_artificialTampoco sorprende que componga una foto a partir de varias otras, eligiendo la mejor sonrisa de cada una o que nos proponga compartirla con quienes aparecen en ella.

Mientras tanto, nos enteramos de que las computadoras le ganan partidas no sólo al campeón mundial de ajedrez, sino a los de juegos mucho más complejos, con muchas más combinaciones posibles, como el milenario go.

Esto recién empieza: el mundo está abierto a funcionalidades potentes como el reconocimiento de voz o de imágenes o la traducción, que ya se pueden usar en la nube. Incluso, es posible combinarlas para que una foto con un texto se traduzca a otro idioma o se agende si contiene una fecha y hora de un evento. Nadie puede predecir hasta dónde nos van a llevar estos desarrollos.

Las nuevas tecnologías, asentadas en la realidad cotidiana, producen un impacto rotundo en tres dimensiones: en los individuos, en la microeconomía y en el sistema económico global. Si nos centramos en cada una de ellas podemos analizar las consecuencias que produce en:

  • Las personas - Nuevas costumbres de comunicación y nuevas formas de relacionarse, entretenerse y trabajar. Los riesgos de la desaparición del trabajo que uno ejerce, las oportunidades nuevas.
  • Las organizaciones - Los cambios en las empresas y sus modelos de negocios, en las instituciones educativas y organizaciones en general. Los riesgos de la disrupción digital, las oportunidades de ser innovador.
  • El mercado - Gobiernos, bancos, sindicatos e incumbentes de diversas industrias ante la amenaza de nuevas reglas de juego que ponen en tela de juicio su rol, la recaudación de impuestos, ingresos y demás (con casos testigo como Uber, Airbnb o Netflix).

Sobre el rol que juegan estas innovaciones y el impacto que producen nos enfocaremos en las próximas entregas.

¿Todavía no te sumaste a la Nube?

Nosotros te ayudamos. Mejorá resultados de implementación aumentando la productividad y capitalizando oportunidades de negocios

Subirme a la Nube con MERITI

Elige para compartir :-  

¿Que te pareció?